EL VALOR DE LA VIDA Parte 1


Dale valor a lo que haces, dale valor a tus ideas, a tus sonidos, a tus emociones, a lo que te dicta tu corazón, cambia tu percepción con respecto a ti mismo y en ese momento vas a lograr todo lo que estas pensando en silencio.

Dale valor a lo invisible, a lo que se siente, encuentra el valor en tus cosas,
Descubre el valor en cada uno de los objetos que usas diario,
de tus acciones, de tus pensamientos,

Si no tiene valor para ti entonces no lo tengas, si no tiene valor para ti entonces regálalo, tíralo o véndelo, simplifica tu vida hasta quedarte sólo con lo que tenga magia.
Vive una vida con valor, invierte en valor para tu vida, concentra tus esfuerzos, tu energía, tus talentos en abrirte un camino propio hacia tu zona de valor, donde sientes que todo lo que haces está sumando a tu sueño, imagínate que tu sueño es como una cuenta bancaria donde vas depositando energía, esfuerzo, concentración, ideas y austeridades, todo lo que vas ganando lo inviertes en lo que realmente vale en tu vida, todas las experiencias, todos los nuevos aprendizajes, todo lo que vas tomando de la vida lo diriges hacia una intención más alta que en la que estás ahora, no pierdes ni un minuto distrayendo tu esfuerzo, como un atleta olímpico que entrena 24 horas diarias enfocando la medalla de oro en su mente.
Encuentra lo que vale desde dentro de ti, realmente, qué es lo que vale para ti.

Escúchalo, siente, cada uno de tus objetos, de tus prendas de ropa, de tus ideas, de lo que haces, todo tiene un valor, y no porque la sociedad, tu familia, tus amigos o el mundo no valore lo que para ti es valioso, no te preocupes por ello, el valor se lo das tú.

Este mundo es un juego de percepciones y quien sabe aplicar el valor a algo logra percibirlo distinto, es importante que entres en el juego, si no juegas entonces quedarás fuera y no sabrás porqué no eres valorado como tú crees que te valoras.

Todo tiene un valor, el tiempo, el agua, el sol, la luz, la electricidad, los elementos, el cuerpo, la relajación, lo que estás pensando o sintiendo cada momento, las palabras que te dices a ti mismo o que salen de ti, todo, absolutamente todo tiene un valor, es por eso tan importante que tu le des un valor a cada cosa que existe contigo, que usas, que compras, que das, que tienes. 

Este mundo es un lugar tan extraño y relativo, tan difícil de encontrar su secreto,
Nunca has sido ensenado a descubrir el valor de las cosas tangibles e intangibles de la vida,
Únicamente las tangibles como el dinero, las posesiones, el lujo, el comfort, la apariencia y el status, esas cosas tienen valor en este mundo, pero solamente porque un grupo de personas se ha puesto de acuerdo en darles valor y lo han percibido tan claramente que los demás comienzan a darles valor también, básicamente porque no han hecho lo mismo.

Así que lo primero que se debe hacer es valorar, dar un sentido, dar un precio, dar un estatus, y una percepción específica de lo que quieres que valga algo.

La diferencia entre la gente que tiene éxito en lo que quiere es porque sabe lo que vale, y sabe que lo que hace vale con tanta fuerza que los demás terminan dándole el valor que él mismo puso a su vida.

Es por eso en este mundo hay que dar valor a cada momento, a cada espacio, a cada cosa que tu hagas, para que realmente puedas comenzar a descubrir quién eres tu.

Tu eres la suma de percepciones que aplicas a cada situación, cosa, persona, en tu vida, y el valor que le das a cada cosa es lo que determina lo que quieres. Nada es gratis, el valor que tu des a lo que haces determina el valor que tiene.

El valor es la intención que tu depositas en cada movimiento que realizas cada día, y es por eso tan importante que pongas toda tu atención en darte cuenta de lo que estás valorando porque si no estás satisfecho ni contento con lo que haces es porque estás aplicando valor a otras cosas que no son las que estás haciendo. Por ejemplo, estás trabajando en algo que no invierte en la cuenta de tus sueños, por lo tanto sientes que algo te está faltando, no tienes el fuego encendido de la motivación en tu vida pero no te estás dando cuenta.

Recordemos que damos valores sin darnos cuenta, puede que creas que eres feliz pero no te sientes a gusto con tu cuerpo o con tu pareja porque tienes programado el valor de que los cuerpos bellos son de tal forma y de que las parejas deben de ser de hollywood, así que no estás feliz con tu pareja ni con tu cuerpo porque no has recapitulado y no has reprogramado tu escala de valores.


A mi me ha costado mucho tiempo y esfuerzo valorar la importancia de la música en la sociedad, la humildad ante la naturaleza y la bondad como código de conducta, he tenido que trabajar en los lugares más extraños y terribles hasta darme cuenta de que me tengo que valorar tal y como soy sin compararme con la jerarquía de valores de los demás.

El valor es algo invisible, está al nivel de las percepciones, y el mundo lo sabe hasta que alguien lo aplica y los demás lo siguen, y es por eso que surgen las modas, la fama, el reconocimiento, el prestigio, la competencia y todo esto que vivimos.

Es momento de valorar cada cosa como si fuera algo tan preciado que me va mi vida en ello, y eso es cierto, es momento de decidir qué es lo que valoro, de contar cada objeto, cada amigo, cada tema, cada situación y valorarla, y decidir si me quedo con ella, si la dejo, si aumento o disminuyo su valor. Es momento ahora...