CÓMO ENCUENTRO LA FE-LICIDAD EN ESTE MUNDO?



El ser humano es tan milagroso que puede sintonizar milagros y llorar de epifanía mientras en diez minutos nos enojamos con la vida y nos llenamos de miedo por un dolor de estómago que imaginamos cancerígeno o nos llenamos de preocupación por pagar nuestra renta mensual, el internet, agua, luz, gas y el súper.

Entiendo que el caminar de un ser humano está entrelazado con una serie de sencillas complejidades que sólo los humanos podemos entender porque lo estamos experimentando cada día desde que nos levantamos. Nuestras sencillas complejidades son ser humano y al mismo tiempo ser multisensorial, multidimensional, hipersensible y lleno de antenas místicas con las que podemos sintonizar frecuencias de radios extraterrestres. Esta es la complejidad más cotidiana porque la tenemos que amalgamar con ir al baño estar enfermos y cuidar nuestra dieta, hacer ejercicio y enterarnos de que hay un nuevo presidente y de tantos trágicos sucesos que nos acompañan en nuestro acontecer mundano.

Somos seres espirituales yendo a escuelas enjauladas y trabajos enjaulados, somos seres extrasensoriales suicidándonos por despecho, somos misteriosos organismos que están sentados horas observando videos de las vidas de otras personas. Somos esencias de santos que van al cine en la media noche a ver películas de terror.

Somos una contradicción total que camina, un momento amamos, y al siguiente envidiamos con toda nuestra fuerza, será por eso que la luna y sus cambios es tan poderosa dentro de nuestro sistema que maneja nuestras mareas y emociones?

Definitivamente no he encontrado respuesta más satisfactoria que la que nos dicen los libros milenarios y los antiguos sabios de oriente, definitivamente ellos se dedicaban a estudiar al cien por ciento la materia de ser humanos pero desde una inteligencia superior no cabe duda, porque sus libros son de una claridad impactante. Estos libros llamados Vedas nos cuentan detalladamente cómo es que estamos condicionados a un cuerpo material mientras nuestra verdadera naturaleza es un alma espiritual eterna que ha decidido, enrollada en deseos de disfrutar un cuerpo y los placeres sensoriales que éste nos puede otorgar.

Este dilema en el cual estamos inscritos como cuerpos con sombras largas y luces cortas nos es inyectado día tras día en lo que llamamos normalidad y creemos que no tiene nada de milagroso ni maravilloso. Es por eso que la Fé bien practicada, sana y progresiva, definitivamente podría ser la inteligencia más avanzada a la que que podemos aspirar. Más que el famoso IQ en el cual se mide nuestra capacidad cognitiva, la Fé constituye el grado máximo de comprensión que un humano puede llegar a realizar en este mundo de sencillas complejidades y contradictorias experiencias. No estoy hablando de la Fé que discrimina a las demás Fés. 

La Fé parcial, enferma, contaminada o dictatorial. La fé verdadera está cargada de inteligencia, de armonía y claridad, no es fanática sino que es medicinal y llena de compasión por todas las especies de vida que existen en este plano.

La Fé es lo más avanzado en la física cuántica y en cualquier moda espiritual que se ponga de moda desde hace cinco mil años. La fe no pasa de moda y es la única sanación de todos nuestros traumas porque   tener fe sana es crear una vida sana y holística, basada en un conocimiento y sobretodo una relación con el absoluto de forma privada y personalizada.

Es por eso que no veo otra salida a estas complejas situaciones que vivimos como humanos mas que avanzar en nuestra práctica diaria, porque si no se practica diario se pierde, es como si no comes diario te debilitas. La Fé es un músculo invisible que necesita su gym todos los días y es necesario que encuentres tu Fé y que la estudies, la practiques y te vuelvas un super experto en tu propia Fé, para que tu vida logre encontrar sentido y la Fe-licidad sea alcanzable para tí.