AMOR SIN FANTASMAS


“El ser humano se sana, se libera y encuentra su propósito en la vida únicamente a través del amor, queramos o no. Somos mamíferos y necesitamos apapachos diarios, y si no nos los dieron nuestros padres entonces necesitamos encontrar la fórmula para apapacharnos nosotros mismos”.
Vivimos con cualidades incorrectas que no nos permiten reconectar con el amor y por consiguiente, comenzar a vivir en el Plano del amor. Es por esto que en la filosofía Vedanta, es decir, basada o proveniente de los Vedas, se sugiere que el primer paso para el autoconocimiento sea escuchar.
Necesitamos procesos o métodos como en cualquier otra materia de estudio; cabe mencionar que el autoconocimiento es una materia que no es exclusiva de la India o del medio oriente, es una materia que pertenece a la humanidad. Sin embargo, durante nuestros años escolares no existe la materia del autoconocimiento, y cuando salimos egresados de alguna universidad, sabemos conceptos sobre la profesión que elegimos pero no podemos dirigir nuestra vida personal porque carecemos del estudio necesario, del análisis; de integrar todo conocimiento y por último haber practicado. 

Hay un dicho muy famoso en la India que dice: “Si hay Dharma, no hay Bhutas”. Dharma es una palabra en sánscrito que proviene del verbo dhri, que significa soportar, ayudar, mantener, o conservar. En la filosofía budista se le puede encontrar escrita como Dhamma en pali, y se define como aquello que puede liberar. También tenemos el concepto de la rueda del Dharma, y en uno de los Sutras o textos budistas se menciona que una vez que se da vueltas a esta rueda ningún semidiós la puede detener, es decir, que una vez que iniciamos el camino de regreso a casa, no hay errores, el propio camino nos guiará. De igual manera, una vez que despertemos las cualidades del amor, serán éstas las que nos lleven al Plano del amor. La palabra Bhutas, sin referirse a su concepto real, sino al uso que se le da hoy en la India, se refiere a fantasmas o espíritus del pasado, pero esta alegoría la utilizaremos para comprender que donde hay cualidades del amor, es decir, cualidades positivas, aminoran las cualidades negativas, como el miedo, la envidia, la ira, o la ignorancia.

Las prácticas y los  procesos sirven para limpiar el polvo de nuestro corazón. Cada proceso es personal; cuando conectas con el amor se diseña un proceso único para cada uno de nosotros. 
Si no sabes qué cualidades deseas despertar en ti, empieza por identificar los comentarios reactivos que detonen incomodidad en tu sistema. Los temas que nos hacen reaccionar negativamente, tus cadenas, son la puerta de entrada al autoconocimiento.

Los patrones de conducta son pautas aprendidas que se repiten en una secuencia infinita de manera inconsciente, y muchas veces son la causa de nuestra falta de plenitud porque abren todos los motivos de sufrimiento, evasión, ira y adicción. Los patrones  son los ingredientes de nuestra sombra. Algunos de ellos fueron creados por tu cerebro animal para sobrevivir, pero como ya hemos aprendido, tenemos la posibilidad de volvernos humanos y usar nuestra consciencia para conocer cuáles nos pueden ayudar y cuáles no. Si amamos no habrá fantasmas, el amor es la luz que abarca todo el espectro que ilumina todos nuestros miedos...