TÚ ERES TU ALMA GEMELA

Puede sonar extraño pero la realidad es que tu primer amor, tu alma gemela, eres tú. Tú eres la persona con quien pasas sólamente el 100 % de tu vida, y si no crees que tienes una relación contigo entonces, ¿por qué estás platicando todo el tiempo en tu cabeza?


Tienes un diálogo constante y una relación física contigo. Todo lo que se llame relación comienza con uno mismo y con aquello que nos haya dado vida y que nos mantiene, no la madre que te dio a luz sino el misterioso secreto por el cual tienes vida y estás aquí, lo cual vas a ir descubriendo hasta que te encuentres contigo a la hora de la muerte.

Pero gracias a nuestra época y a nuestra educación hemos adaptado la idea de que el amor romántico, el alma gemela o el final feliz del beso que todos hemos soñado es real, entonces eso es lo que esperamos encontrar cuando alguna persona nos atrae.

El chip está encarnado en nuestras expectativas, pero si nos hubieran instalado el programa del amor y el cuidado de uno mismo entonces seríamos seres humanos sin la necesidad obsesiva de forzar nuestra naturaleza para obtener un final de Hollywood.

Si nos hubieran educado con el chip B del autoconocimiento y de la relación funcional con uno mismo, entonces no sufriríamos tanto por los dramas modernos que muchos hemos experimentado y son el pan de cada día del corazón humano.

El punto aquí es que tu pareja eres tú, y lo que suceda fuera de ti es una película, es la selvática y rústica vida de la cual nada puedes esperar y mucho menos controlar.

Nuestros pequeños parámetros de belleza, de amor y de pareja nos están profetizando ya un gran porcentaje de drama en nuestras relaciones amorosas.

En la mayoría de los casos, no en todos, afortunadamente el amor existe, y después de la explosión del enamoramiento quedan tú y tu pareja sin programas y sin escudos ni máscaras, siendo allí donde muchos se dan la vuelta y van a buscarse otro drama más.

Pero si en la explosión del enamoramiento se toman de la mano y cada quien resuelve sus programaciones disfuncionales tan sólo a un porcentaje mínimo para poder desarrollar humildad e intentar servir y no ser servido, entonces esa explosión se convierte en el nacimiento del amor en libertad.

El nacimiento del amor es la explosión del ego, pero como esta palabra siempre se usa y a veces no se entiende, entonces pensémoslo como las ganas de tener razón y la soberbia de estar seguros de que el otro es quien está mal.