CÓMO SEMBRAR FELICIDAD?


Estás en este planeta viviendo en un cuerpo con miles de misterios que no entiendes, tantas preguntas que no podemos contestarnos y sin embargo cada día pretendemos entender lo que sucede, o mejor nos anestesiamos la molestia de ser curiosos y creativos perdiendo nuestra energía en ilusiones.


Algunas semillas caen de los árboles y vuelan, muchas de ellas no llegarán a tierra y darán vida, sólo pasearán en el viento sin rumbo y quedarán olvidadas en algún lugar. Pero si te tomas la molestia de tomar una de esas semillas y ponerla dentro de la tierra, en un tiempo algo va a suceder, la vida se encargará de dar vida a algo nuevo. Esto mismo ocurre con nuestras ideas. Tenemos miles de ideas cada día y se nos olvidan porque preferimos entretener nuestra atención en alguna otra cosa pasajera.

Esto significa dejar que el viento se lleve nuestra inspiración en lugar de sembrarla sabiendo que algún día la naturaleza nos ayudará a ver nuestras ideas crecer y convertirse en vida.

La relación con cada persona, con cada día, con el clima y con nosotros mismos nos da una cierta calidad de experiencias que se transforman en nuestro destino. Y la responsabilidad de atender plenamente cada uno de los llamados de nuestro guía interno que vive en el corazón es tan importante que nos va a determinar la manera de experimentar nuestra vida y nuestra muerte. Es por esto que anestesiar nuestra experiencia permitiendo que la diversión y el entretenimiento inútiles dominen la mayor parte de nuestro día y de nuestras vidas es una manera muy triste de aprovechar este regalo que es el milagro de poder sembrar y crecer nuestros talentos y nuestras ideas en esta tierra.

Cada día observa si estás sembrando o estás dejando que el viento olvide tu inspiración, que seguramente si la siembras, algún día serán flores que alegrarán la vida de los demás...