CUÁL ES TU DHARMA?




Somos estudiantes de esta maravillosa experiencia llamada vida. La meta no es el final, la meta es tener la conciencia del increíble camino que estás recorriendo a cada instante.


Nuestra intención es seguir caminando de la mano de muchos maestros y ayudar a otros a hacer lo mismo. Cada día comienza nuestro estudio personal porque la meta es un camino diario. De nada serviría llegar a un estado de compasión y amor, o al famoso y no comprendido estado de “iluminación” y no ser capaz de mantenerlo.

Nuestra amiga Tita es una deportista de alto rendimiento que corre maratones desde hace muchos años. Ella viaja, más bien, corre por todo el mundo. Tita dice que su satisfacción consiste en correr los 42 kilómetros y no en ganar el maratón. Inclusive, muchas de las medallas que ha obtenido no han sido por llegar en primer lugar, sino simplemente por correrlos. Un maratón no es sólo el evento, consiste en diariamente ejercitarse. Tita no podría correr en los maratones sin antes entrenarse propiamente. Igualmente, la reconexión al amor es una tarea diaria. Amar a los demás es una práctica diaria, vivir tu sueño es una práctica diaria, valorarte a ti mismo es una práctica diaria.

En realidad hay muchas formas y muchos caminos para practicar el amor. Y en verdad es algo que debemos aprender. Sentimos amor, actuamos con amor, pero a veces ese amor se mezcla con sentimientos, heridas o traumas que obstaculizan que brille en su totalidad. Por eso las tradiciones ancestrales nos proveen de muchas prácticas para que desarrollemos nuestras vidas en su totalidad, y dejemos de vivir falsamente en la identificación con nuestra biografía, es decir, con un nombre, un apellido, una edad, una ciudad. Somos seres espirituales con una experiencia material y no al revés. Somos seres de amor, pero estamos sufriendo.

La práctica diaria de tu misión de vida es tu Dharma, lo que has venido a hacer en esta ocasión como un ser con mente/cuerpo y deseos que tienen una naturaleza, es por esto que si no escuchas cuál es tu misión estarás caminando otro camino que no es tuyo y de aquí viene el sufrimiento.

Dáte todo el tiempo necesario para descubrir cuál es la misión con la que quieres ser útil en esta vida, nada es más importante que eso, ni el trabajo, ni el dinero, ni nada...