BLOG: LAS LUCES DEL PROGRESO (el tang y el nescafé..)


Las luces del progreso nos pueden deslumbrar y marear o las podemos convertir en herramientas de conexión con nuestra herencia ancestral como seres terrícolas.
Estamos en un momento muy emocionante de la humanidad, pero también nos hemos separado demasiado de nuestra naturaleza, tanto que ya no parece el planeta tierra en el que estamos, la tecnología y la educación nos han llevado al aislamiento y a la desconexión de nuestra intimidad humana.

Hoy creemos que la felicidad es la acumulación y la competencia. La balanza se ha inclinado hacia un progreso que no contempla los sueños de las personas, sus gustos individuales, sus inclinaciones más profundas.

En lugar de contemplar el atardecer preferimos encender la tele y aceptar todo lo que nos cuenta la publicidad y los medios, los cuales hablan parcialmente de lo que sucede en este mundo, y mayoritariamente nos cuentan malas noticias, o en el mejor de los casos nos evadimos en historias que no son nuestras.

He sido testigo vivencial de la llegada de la energía eléctrica a comunidades indígenas donde pasaba noches con velas escuchando historias increíbles de abuelos que les contaban sus abuelos, y me las traducían porque apenas si hablaban nuestro español. Los niños jugaban toda la tarde en los montes, la vida vibraba y se podía oler una antiguedad mágica.

Regresé algun tiempo después y encontré un silencio vacío, las calles llenas de postes de luz y los mismos niños jugando videojuegos en sus casas o viendo la tele. Claro que esto es lo que ellos querían, y nos lo decían. 


Nunca voy a olvidar aquella mañana que desayunábamos con nuestros hermosos vecinos Don Luciano y Doña Trini, que nos ofrecieron nescafé y tang mientras nos decian: Aquí sembramos café y cosechamos naranjas para poder comprar nuestro tang y nuestro nescafé..