BLOG:CELEBRITIES DIVINAS, FUEGO.



Somos elementos que se relacionan todo el tiempo, su balance es nuestra salud, su entendimiento es nuestro estudio.

Los elementos externos nos controlan y nosotros controlamos nuestros elementos internos cuando somos observadores, por eso es tan importante ser la conciencia que observa, para no quemarnos con nuestra propia ira y lujuria, ni revolcarnos en las olas de nuestras emociones, para no estar pesados como sacos de tierra ni dispersos o ansiosos volando por los aires.

El fuego es un elemento abuelo en este planeta, sólo podemos intuír que siempre ha estado ahí en el pasar del tiempo y las civilizaciones, nuestros quince minutos de historia humana en la tierra.
El fuego siempre ha sido invocado para cocinar, purificar, limpiar, armonizar, sanar, digerir y muchos otros propósitos esenciales para nosotros.

También marca los cambios que experimentamos en nuestra vida, y nos acompaña en nuestra muerte, así como cada día nos motiva, nos transforma y permite que asimilemos lo que nos alimenta. Por lo tanto no es sólo una energía elemental, es una personalidad divina llamada Agni dev en la Cultura Védica, Huehueteotl en la Cultura Preazteca, Prometeo en Grecia, Vulcano, Brigit para los Celtas, Shangó etc.. y en todos los casos una persona, alguien, no algo.

Porque cómo podríamos relacionarnos si no fuera con las identidades de los que habitan con nosotros y son parte de nuestra vida. Agni tiene la capacidad de revelarnos misterios que guardamos en el fondo de nuestras cavernas subconscientes, nos ayuda a cruzar las etapas de nuestra vida, en el momento en el que lo concebimos como una celebridad divina.

Observa el fuego, que sea una herramienta para encender tu conciencia y purificar tu vida..