BLOG: EL MAR DE LAS MIL CORRIENTES



Cuántas veces has hecho una cosa pero en el fondo querías hacer otra? Y entonces te estresas porque no estás fluyendo con lo que sucede, o piensas que cuando termines eso que estás haciendo vas a comenzar a dedicarte a lo que verdaderamente sentías y tenías el deseo de hacer. Esto es porque no estamos conectados con nuestro ser y actuamos conforme la corriente del mundo.


Somos llevados por una inercia, como si estuviéramos en un océano y sin saberlo estamos siendo arrastrados por la marea hacia un arrecife que no nos gusta pero realmente no sabemos bien el porqué. No fuímos educados para escuchar nuestra intuición y menos nuestro corazón. Existe una corriente principal en la que parece que tenemos pocas posibilidades de decidir.

Existimos en un mar de vibraciones y frecuencias, de sueños personales de millones de tendencias y de corrientes que van y vienen. Es justo como el océano pero invisible. Está la corriente principal, la avenida más grande en la que todos van nadando y ha sido probada por tus padres y por tu familia y supuestamente es la mejor para ti.

La verdad es que nadie puede ver bien si los nadadores están nadando allí por voluntad propia o si la gran corriente con su fuerza magistral y su aceptación general los está arrastrando. Al menos están contentos por un tiempo, ya que el ir por esta corriente principal otorga ciertos placeres y beneficios temporales que todos quieren. 

Hay nadadores que encuentran corrientes alternas y las toman, otros lo harán mas tarde, pero todos en su tiempo nadarán hacia lo que más se parezca a su isla ideal.  Algo que mencionar en este océano de posibilidades es que el sueño ideal nunca llega al final de la expedición marítima como todos lo piensan. El sueño ideal es el estar nadando en el mar y disfrutar de las olas, la marea baja, la marea alta, los revolcones, el sol de la tarde y las nubes moviéndose mientras flotamos.

Hay corrientes que van demasiado rápido y los que nadan en ellas creen que son las mejores, pero esas corrientes después regresan al punto de partida y entonces los nadadores quedan más atrás de lo lo que pensaban. Hay corrientes muy tibias y perfectas para los que les gusta flotar boca arriba sin ver lo que puede venir.  Cualquier cosa se puede atravesar en un mar: tiburones, lanchas, otros nadadores, olas grandes, tsunamis, tormentas etc...

Nadie sabe el pronóstico del tiempo en este mar, de pronto llueve, de pronto es muy hondo, de pronto es muy paradisíaco y nadie sabe lo que sucederá en el siguiente momento. Sin embargo en el mar habita una armonía global presente que es lo que une todas las corrientes y los destinos.

En este mar es muy importante que sientas qué corriente vas a tomar. La gran corriente, aunque sea la que todos toman, probablemente no te lleve a la isla de tus sueños ni a saber quiénes son tus compañeros de expedición, pero cómo saberlo.

Este mar es algo misterioso y complejo. Debido a que todos flotamos,  nadie ve lo que hay debajo, pero es necesario saberlo. Hay que bucear dentro de la corriente en la que vamos porque si no lo hacemos,  no sabemos cuál es nuestra corriente y estamos siguiendo otras que en la superficie nos parecen más agradables, pero no nos llevan a nuestro destino. 

Hay algunos consejos que han dejado los grandes nadadores y más experimentados, les llamaremos los Abuelos Surfers. Ellos han dejado unos tips para encontrar la isla de los sueños que cada quien está buscando. No hay dos islas iguales así como no hay dos personas iguales. Cada quien nada solo. Se comparten corrientes, pero al final,  cada quien irá a la isla de sus sueños.